El síndrome de Usher es un raro trastorno genético asociado a una mutación en uno de los diez genes determinantes vinculados al mismo. Es la principal causa de sordoceguera congénita y se hereda según un patrón autosómico recesivo.

Este síndrome se caracteriza por sordera y pérdida gradual de la vista. Los problemas auditivos se deben a un defecto en el oído interno, que en ocasiones puede afectar también al sistema vestibular, mientras que la deficiencia visual se asocia con retinosis pigmentaria (RP), una degeneración de las células de la retina. Los afectados con síndrome de Usher representan aproximadamente una sexta parte de las personas con retinosis pigmentaria. Existen tres tipos del síndrome de Usher. El Usher I y II son las formas más comunes; la fracción de las personas con Usher III es significativa sólo en unas pocas áreas específicas, tales como Finlandia y Birmingham. La forma predominante en España es la del tipo II, con un 65% de los afectados, siendo el tipo I el restante 35%.

 

US de tipo 1 (US1) – El síndrome de Usher tipo I puede ser causado por mutaciones en uno de varios genes determinantes diferentes: CDH23, MYO7A, PCDH15, USH1C y USH1G. En este tipo son características:

    • Sordera profunda desde el nacimiento.
    • No se benefician con el uso de audífonos.
    • Problemas graves del equilibrio.
    • Los problemas de la visión empiezan a los 10 años de edad.
    • La ceguera ocurre con el tiempo.

 

US de tipo 2 (US2) – El síndrome de Usher tipo II puede ser causado por mutaciones en cualquiera de los tres genes diferentes implicados: USH2A, GPR98 y DFNB31. La proteína codificada por el gen USH2A, la usherina, se expresa en la membrana basal de la cóclea y la retina, entre otros tejidos. Son características de este tipo:

    • Problemas de audición de moderados a graves.
    • Normalmente se benefician con el uso de audífonos.
    • Utilizan el habla para comunicarse.
    • Equilibrio normal.
    • La retinitis pigmentosa empieza en la adolescencia.

 

US de tipo 3 (US3) – Las mutaciones en un solo gen, el CLRN1, se han relacionado con el síndrome de Usher tipo III. El gen codifica la clarina-1, una proteína que parece ser importante para el desarrollo y la homeostasis del oído interno y la retina. Como características de este tipo se incluyen:

    • Nacen con una audición normal.
    • Los problemas de audición se desarrollan en la adolescencia.
    • Equilibrio casi normal.
    • Sordera en la etapa tardía del adulto.
    • La retinitis pigmentosa empieza aproximadamente en la pubertad.
    • Ceguera a la mitad de la etapa de adulto.

 

El síndrome de Usher se transmite a la descendencia a través del modelo de herencia autosomática recesiva y se considera que uno de cada cien personas es portador.

Hay gran heterogeneidad genética que permite ver tres subtipos dentro de este síndrome (en España la forma más frecuente de aparición es la forma USH1b, cuyo defecto genético está localizado en el cromosoma 11q13.5).

La incidencia de la enfermedad es de 3 cada 100000 habitantes, no teniendo predilección por ningún sexo, raza o zona geográfica.

Metodología del estudio molecular

El estudio de variantes genéticas de los genes asociados al Síndrome de Usher se realiza de la siguiente forma:

    1. Extracción de ADN de saliva o sangre periférica (tubos 10 ml EDTA).
    2. Estudio mediante amplificación por PCR y Secuenciación directa de toda la región codificante de los genes asociados a la enfermedad (ver tabla).

Tipo

% dentro de cada tipo

Gen

Método

Pacienteinicial

USH1B

39-55%

MYO7A

Secuenciación completa del gen

USH2A

80%

USH2A

Secuenciación de los exones 1-21

Familiar de riesgo

Estudio directo de la mutación previamente caracterizada

El tiempo de realización de este estudio será aproximadamente de 4-5 meses para los casos índices y de 20 días para los familiares de riesgo.

TAGS